Las mascarillas faciales se han convertido en un elemento esencial en nuestras vidas desde el inicio de la pandemia por Covid-19, pero también son responsables de algunos problemas para los que no estábamos preparados como ser eczemas, dermatitis, acné, sequedad y rosácea.

El uso continuado de la mascarilla  durante periodos prolongados lleva a que la zona del rostro que tapa la mascarilla sufra sudoración por el calor. Acumulación de sebo con una mayor tendencia a la obstrucción de poros y generación de acné debido al roce. Asimismo pueden darte dermatitis de contacto relacionada con el material de la mascarilla.

Es importante proteger la piel para que se mantenga fuerte contra las irritaciones y deshidrataciones por ello te recomendamos  utilizar Bio Skin Clean Defense para limpiar el rostro eliminando impurezas usándolo también atrás de las orejas donde los elásticos rozan. Esta Agua Micelar debido a su contenido en Prebióticos colabora con la defensa de la barrera de la piel ya que beneficia el equilibrio del microbioma de la piel. La Niacinamida en su fórmula calma rojeces e hidrata.

Luego es importante aplicar una crema Hidratante, Bio Skin Daily Defense es una crema de rápida absorción, no obstruye los poros a la vez que protege la barrera de la piel, hidrata, calma y deja una sensación sedosa. Puede ser utilizada por todo tipo de piel logrando evitar la picazón, las dermatitis, los eczemas y  la sequedad.

Esta combinación de Agua micelar y crema hidratante es especial para las pieles sensibles que reaccionan a el roce diario con la mascarilla. Al no ser comedogénica evita que el sudor favorezca la aparición de granitos y otras imperfecciones en el rostro.

Compartir: